ESTE FORO LO INICIO YVETHA EN EL SITIO QUE ABRI PARA EL GRUPO, PERO CREO QUE ESTE ESPACIO ES MAS VISITADO, SI LES PARECE BIEN PODEMOS COMENZAR LA SEGUNDA PARTE DEL JUEGO AQUI

Tags: EN, ESPAÑOL, PLAY, ROLE

Views: 184

Replies to This Discussion

Betha:

El gran felino nos condujo a una comunidad indigena en la selva, donde el Jefe de la misma llamado por todos Guille "El Negro" nos dio la bienvenida y nos aseguro que estariamos seguras, yo estaba consternada por el ataque, sorprendida por lo que habia logrado hacer en contra de Rosalie y desde luego impresionada por los poderes de Imelda

*Parece que Imelda tiene el don de la ubicuidad, era ella la que manejaba la camioneta para rescatarme del ataque de la vampira, pero tambien la habia visto distrayendo a uno de los vampiros que atacaban a Emmet guau esta chica es impresionante!!!!*


Lucy:


Eric se identifico con el vampiro del Clan de los Cullen antes de que llegara su pareja hasta donde estabamos, asi que cuando regreso no pude hacer que continuara la persecucion de Elizabetha, el hambiente estaba cargado de confusion, Eben no entendia que era lo que le habia pasado y como es que habia perdido el control de sus emociones, ademas una joven humana lo habia atacado para desaparecer posteriormente sin ninguna explicacion, yo estaba igualmente confundida, esa chica me habia parecido ser la misma que manejaba la camioneta en la cual habia escapado mi presa

Emmet no podia creer lo que le decia su novia sobre las dos chicas fugitivas, Eric sospechaba que yo hubiera manipulado a Eben y dudaba si seria conveniente tenerlo como compañero en esta mision incluso la furia de Rosalie Cullen se habia disipado ante la sorpresa de lo que le habia hecho la joven Betha, en medio de la confusion mientras Eric les explicaba que Aro les habia mandado para ayudarles y que el ataque de Eben habia sido un error Rosalie interrumpio diciendo "Pero que demonios son ellas? como han logrado enfrentarnos con esos trucos?"

Eric respondio con tranquilidad "Dices bien Rosalie, usan trucos o mas bien embrujos"

-Brujas? -dije yo sorprendida

Eric esboso una sonrisa "Desde luego Lucy, no me diras que en todos estos siglos nunca te habias encontrado con una?

-Bueno, si asi es... pero no eran mas que unas viejas necias que hacian potajes y algunos trucos inocentes


"Hay Brujas y Hechiceros realmente poderosos y tengo la teoria de que cada nueva generacion es mas poderosa que las anteriores, algo parecido a lo que sucede con algunos vampiros que incrementan su poder personal con el paso del tiempo, no es facil que una Bruja se cruce en nuestro camino al menos no una poderosa, porque nos presienten y nos evitan ya que saben que representamos un peligro, pero al parecer estas Brujas se han unido a los Slayers, lo cual no deja de sorprenderme ya que generalmente respetan la primisa de no alterar el destino de los otros seres... a menos de que sean Brujas Negras, pero bueno ya tendremos tiempo de ocuparnos de eso, ahora hay otros asuntos que atender"


"Y que hay del enorme gato? tambien se ha unido a los cazadores?"
dijo Emmet sobreponiendose al desconcierto de todo lo que habia sucedido

"No lo se Emmet, de lo que si estoy enterado es que ustedes tienen un pacto de no agresion con esos seres, por alguna razon ese pacto se ha violentado esta noche, lo mejor sera buscar a Carlise y tratar de restablecer el pacto"


-Pero que dices, Eric? debemos atacarlos y acabar con ellos?
- proteste indignada

"Me sorprendes querida Lucy, como buena manipuladora debes saber que no es bueno pelear con mas de un enemigo a la vez, si los Slayers y las Brujas se han unido debemos tratar de evitar una alianza con los cambiaformas"


Eric habia cambiado ya no era el saqueador y el genocida de pueblos barbaro y violento del que me habia enamorado, pero este nuevo aspecto de frialdad y estrategia tambien tenia su encanto, no tuve mas remedio que coincidir y todos nos dirigimos al encuentro del lider de los Cullen
Guille "El Negro":

El encuentro fue concertado en terreno neutral, considerando la clase de asintentes el mejor lugar fue una pequeña iglesia en el centro de Chiapa a las 12 del dia cuando los servicios de la mañana terminaban, Alda, Samuel y yo tomamos asiento en un oratorio anexo a la capilla central y no tuvimos que esperar mucho antes de que dos figuras encapuchadas entraran, cuando llegaron hasta nosotros se descubrieron el rostro que les brillo con la tenue luz que entraba por los vitrales, uno de ellos era Carlise Cullen lider del Aquelarre de vampiros y con quien teníamos suscrito el pacto de paz, al otro nunca lo había visto y se identifico simplemente como Eric.

La reunión duro un par de horas yo les explique que las tres Brujas eran nuestras invitadas y aliadas, que ahora compartiamos nuestros mutuos secretos y que cualquier enemigo de ellas seria atacado por nosotros. Eric expuso que las Brujas se proponían destruir a los de su especie, pero que ellos respetarian la vida de ellas mientras se mantuvieran en nuestra comunidad y no atacaran a ningún vampiro por ningún medio. Yo les dije que nosotros no atacaríamos a ningún vampiro mientras ellos no atacaran a ningún humano. Carlise y Alda se comprometieron a ello y el pacto de paz volvió a quedar cellado.



B E L L A:


Los días en Chiapa eran tranquilos, tenía todo lo que deseaba, un novio que me quería aun con el abismo de diferencias entre los dos, aún teníamos algunos días libres antes de que las clases comenzaran y pasarlos con él era la mejor forma de gastarlos, a veces pasábamos el día en su casa, era divertido por ejemplo el verlo jugar ajedrez sobre todo si la contrincante era Alice, era algo digno de admirar, una se pasaba prediciendo las jugadas mientras otro le leía el pensamiento.
Aun faltaban 2 semanas para entrar a clases, y aunque no me agradaba la idea tendría que suceder pronto, pero nada me importaba ya que estaba feliz, ni siquiera sabía que día de la semana era, pero hoy iría con Ed a nuestro prado, estaba terminando de arreglar un poco la cocina, y dejando listo algo para cuando Charlie llegara comiera algo, estaba tan entretenida que no vi cuando Ed llego, estaba sentado en una de las sillas de la cocina, brinque del susto al verlo ahí *Ya debería de estar acostumbrada*, me acerque a él y le di un beso fugas. –Dame un minuto termino aquí y nos vamos- él solo sonrió y me dejo trabajar. –Lista- me tomo de la mano y nos dirigimos a su auto.

Edward:

Yacimos sobre el pasto, tomando un poco del sol que se lograba filtrar por las densas nubes de lluvia.
Tomé su mano suave pero apretadamente en la mía, entrelazando nuestros dedos.
“¿Bella?” le pregunté suavemente, ladeando la cabeza para poder ver sus hermosos ojos.
Ella volteó lentamente, con una tierna mirada en el rostro
“Estaba pensando…falta menos de un mes para tu cumpleaños, y me preguntaba…¿qué te gustaría que te diera?” mientras hablaba, mi voz fue disminuyendo de volumen ante su intensa mirada *Tal, vez no debí preguntar…no quiero que se enoje*
El tiempo corría y los minutos se volvían cada vez más y más pesados…
“Tal vez podría llevarte a cenar a Tuxtla, conozco un lugar divino…” comencé a hablar rápidamente, ansioso por convencerla y quitar esa mirada de sorpresa y enojo de su bello rostro “o también podría darte un precioso compacto, un ‘poco’ más rápido que tu coche…” aquí, sus ojos se volvieron un tanto amenazadores, cosa que jamás creí capaz a un humano, y menos a esta preciosa humana mía “¿qué tal una pequeña fiesta?” dije, ya sin esperanza alguna.

Y fue entonces cuando explotó…

*Uff, mujeres* pensé, mientras ella seguía regañándome. Pero había aprendido una valiosa lección Bella=atención era una muy mala combinación. *Pero por mí, su cumpleaños no pasará inadvertido*


B E L L A:


No sabía cómo explicarlo pero era tan molesto que él quisiera festejar mi cumpleaños, no había nada que festejar, cada día que pasaba era perder tiempo valioso a su lado, yo solo deseaba tener algo que él no estaba dispuesto a darme y eso hacia esto más molesto, no sabía cómo convencerlo pero lo único que deseaba era ser como él y no la frágil humana que era, como el insistía tanto le propuse –Ya sabes lo que quiero, quiero estar contigo para siempre una vida no me sería suficiente, y si no puedes darme esto te prohíbo que menciones algo al respecto, haremos como si el 13 de septiembre no fuera una fecha especial- tal vez le era complicado entenderme y lo note porque su expresión cambio y se torno algo sombría, pero como era que quisiera darme algo, con el lo tenía todo lo único que deseaba era estar con él para siempre.

También no quería desequilibrar más las cosas de cómo estaban y es que él era perfecto, ya era demasiado en que el me quisiera como para que todavía me quisiera regalar algo por mi cumpleaños, a veces no lograba entender como Ed me había elegido a mí, si yo era tan simple, torpe y muchas otras cosas más, no quería discutir con él así que lo mire a los ojos, eso lindos ojos como oro liquido, él me ofreció esa linda sonrisa torcida y le di un beso, -Te amo- le susurre y él me separo pronto, como siempre el tenia reglas perfectamente establecidas con respecto a lo físico en nuestra relación, suspire y me aferre a él en un abrazo.





Betha:

Antes de volver a ver a la Abuela y hablar con Gullie "El Negro" Jefe de la Comunidad, Sabina ya me habia hecho saber que el gigantesco Jaguar que nos habia conducido ahi, era en realidad un joven Guerrero de modo pero nunca me imagine la extraordinaria historia que habia detras de ese misterio, cuando ambos regresaron y se reunieron conmigo no podia dar credito a mis oidos

"El Negro" comenzo diciendo: "Entre la población de nuestros días se cuenta la historia del suicidio colectivo de los Chiapanecas ante la inminencia de la dominación española, estos Guerreros eran particularmente agresivos. Su poderío militar era tal que se duda que alguna vez fueran conquistados por los aztecas. Se cuenta que la importante población de los chiapanecas se acabó, no porque los conquistadores la hubiesen sometido, sino por Ia decisión propia de quitarse Ia vida antes que aceptar Ia dominación. Inútilmente, Luis Marín sometió Nandalumí (Pueblo grande) en 1524, pues pronto sus pobladores volvieron a sus viejas costumbres. En 1528, sabedores de la fiereza de los indios, los españoles, al mando de Diego de Mazariegos, iban muy bien armados y con el apoyo de los pueblos vecinos, llegaron hasta el Peñón de Tepechtía, en el cañón deI Sumidero, donde, se dice, se libró Ia última batalla contra los valientes Guerreros"

La Abuela continuo: "Al verse cercados por el enemigo, familias enteras de Chiapanecas se arrojaron al precipicio; las aguas del río se tiñeron de rojo. Conmovido ante el hecho, el capitán español cesó el combate. Con los sobrevivientes surgieron las primeras encomiendas y en las orillas del río fundaron: Villarreal de los indios, la Chiapa de los indios: Chiapa de Corzo, que con la Chiapa de los españoles: San Cristóbal de las Casas, dieron nombre al estado. Realidad o ficción, para los chiapanecos, la leyenda del Sumidero es un símbolo de Ia Iucha por Ia ansiada Iibertad"

"El Negro" sonrio y dijo: "En realidad los Guerreros no se suicidaron" yo y la Abuela permanecimos en silencio y el continuo riendo abiertamente "Si, si!... ya lo han adivinado, los Guerreros cumplieron un ritual para convertirse en Jaguares! Se dice que estos Jaguares atrapaban virgenes de las comunidades vecinas y que con ellas procreaban una nueva raza en algun lugar desconocido de la selva chiapaneca, pero nunca nadie pudo encontrar un lugar habitado por Jaguares y mujeres, eso se debio claro a que nunca se les ocurrio pensar en que los Jaguares volvieron a asumir forma humana para ocultarse de sus enemigos, el tiempo paso y no todos los decendientes de los Chiapanecas conservaron la capacidad de tranformarse, hay familias que no han tenido un Guerrero Jaguar en generaciones e incluso algunos de nuestros jovenes en la actualidad piensan que todo esto es solo una leyenda"
Guille "El Negro":

-Como ven amigas los Guerreros Jaguar y las Brujas tenemos mas en común de lo que se podría pensar, solo les pido que mantengan este secreto no hablando de ello con nadie al que el secreto de nuestra tradición no le halla sido revelado
-les dije a las tres mientras Imelda se unía a nosotros acompañada de Samuel

Emmet:


Carlise y Eric nos informaron del tratado de paz con los Jaguares, también nos informaron que Eric y Lucy partirían en un par de días para acabar con los Slayers, le pidió a Carlise que alojara a Eben mientras tanto y nos informo que cualquier ayuda nuestra en la caza de los Slayers seria bien recibida, Rose le dijo que a ella le gustaría ayudarlo y Eric le encomendó la tarea de vigilar a las Brujas, Rose sonrió ampliamente seguramente pensando en tener la oportunidad de sorprenderlas fuera de la zona de seguridad pactada, que incluía a Chiapa y sus alrededores.

Después de nuestra reunión Eric me pidió que lo acompañara de caza, aclarándonos que quería probar algún platillo exótico de la región como un animal salvaje, yo accedí de inmediato ya que también tenia hambre e invite a Lucy y a Eben pero ella puso cara de asco y dijo que haría ayuno hasta que abandonara el pueblo, Eben dijo que no estaba hambriento y que al parecer tendría mucho tiempo para practicar nuestras costumbres.

En el camino Eric me contaba su historia y yo estaba encantado, Eric era un tipazo, no solo era uno de los vampiros mas antiguos, grandes y fuertes que habia conocido, sino que su vida había sido una constante aventura, el había sido transformado cuando el grupo de Vikingos al que pertenecía habían atacado una pequeña villa en Europa, posteriormente el había transformado a todo el Clan de Vikingos convirtiéndose en su líder y juntos habían azotado toda la Europa de la época.

Eric tuvo que interrumpir la historia para atacar a sus presas de la noche, pero de regreso a casa me contó como había conocido a Aro, cuando el barco Pirata que capitaneaba había saqueado el buque donde viajaba Aro, desde entonces el y su tripulación de vampiros con los que siempre había permanecido en altamar, pasaron a constituir el núcleo del surgiría años mas tarde la Guardia de Volterra. De pronto me sorprendió al deicir: "Te he visto pelear la noche anterior y me horraria que te unieras a la Guardia en esta aventura que nos espera, Emmet"
Betha:

-Supongo que eso quiere decir que no hablemos de ello con nadie, solo me gustaria saber a quien debo agradecer la ayuda con los vampiros la otra noche


"El Negro" volteo a ver en direccion a Samuel y el asintio con la cabeza mientras me miraba con unos ojos que llameaban *guau que mirada sera mejor aclararle que no soy una virgen disponible para el rapto, claro que pensaria diferente si se tratara de Jacobo, aun despues de todo lo ocurrido sigo pensando en el y de forma no muy casta por cierto*

-Y su hijo Jacobo tambien es un Guerrero Jaguar?


"El todavia es un niño" dijo Samuel rapidamente "Si, aun no le ha llegado el momento de la revelacion" dijo "El Negro" "Pero nunca se sabe puede ser que no este lejos el dia" agrego como una advertencia para Samuel, indicandole posteriormente que lo siguiera, ambos nos dijeron que estarian pendientes de cualquier cosa que necesitaramos y que nos sintieramos como en casa y nos dejaron solas, la Abuela nos informo a Imelda y a mi que estariamos algun tiempo en esa comunidad ya que los vampiros estarian vigilando celosamente durante los siguientes dias tratando de cazarnos

La vida en la pequeña Comunidad Indigena era muy agradable, los alrededores de la selva eran realmente preciosos y todos se portaban de manera muy atenta, especialmente Samuel y Jacobo por desgracia el interes que yo recibia de ellos era en ese mismo orden, Jacobo se portaba muy amable y cordial y yo me divertia mucho en su compañia mientras suspiraba en silencio, pero Samuel, el parecia tener en mi la clase de interes que yo deseaba despertar en Jacobo

Conforme los dias pasaban La Abuela se veia cada vez mas preocupada por el inminente ataque de los vampiros a los diferentes refugios de "Los que no Existen" estaba especialmente angustiada por los nuevos vampiros que habian venido a ayudar a Lucyfer y las tres estabamos desesperadas ante la impotencia de no poder hacer nada para ayudar a los demas compañeros, segun la Abuela tendriamos que esperar a que Hisa-To hiciera contacto con nosotras y para informarnos de lo que sucedia y planear un nuevo curso de accion
Edward:

*¡Bella! Estás loca mujer o que te pasa…. ¿cómo se te ocurre pedirme semejante tontería? ¡Sabes perfectamente bien que jamás, nunca en la vida te condenaría a esta terrible existencia!*
-No, Bella. Por favor, no insistas más-Le dije suplicante cuando la vi abrir la boca para contestar-Quiero pasar un día feliz y tranquilo a tu lado, no quiero pelear, por favor…
Ella respiró profundo un par de veces antes de suspirar pesadamente y levantarse de mi lado, por un momento me dio miedo que en mi estupidez constante haya dicho o hacho algo mal y que este fuera el momento que tanto había temido desde el preciso instante en que me di cuenta de que la amaba; estaba casi 100% seguro de que ahora me pediría que me alejara de ella para siempre…
Cerré los ojos, preparándome para el dolor que vendría, pero de repente sentí cómo algo suave, tibio y redondo se posaba sobre mí estomago y cuando abrí los ojos, vi a mi ángel acostada, sonriéndome suavemente.
*Las ironías de la vida…Necesito relajarme un poco…disfrutar del momento*
Puse un brazo sobre su cintura mientras jugueteaba con su pelo, ella trazaba suaves y cálidos patrones en mi brazo y yo me sentía el hombre más feliz y afortunado sobre la faz de la tierra.
Ahí, tirado en el sol, con el amor de mi vida en los brazos no podía pedirle nada más a la vida.


Dos semanas, dos largas pero maravillosas semanas habían pasado y ahora comenzaba la cuenta regresiva para el cumpleaños de Bella, el primeo que pasaría al lado de esta adorable criatura…

Era lunes por la mañana; me arreglaba para la escuela *Bueno, para ser honestos, me arreglaba para Bella* A pesar de que me había dicho que ella podía llegar solita a la escuela, a mí no me parecía…conveniente, que manejara su “clásico” por ahí.

-Además de que te mueres por verla. Admítelo, Edward- La vocecilla de mi hermana favorita dijo detrás de mí.
-Bueeeno, también eso-dije un poco avergonzado *Gracias al cielo que los vampiros no pueden sonrojarse…*
-Ja ja ja, no te apures, no le diré a nadie. Sólo quería pedirte permiso para hacer algo…
-¿Permiso?-pregunté desconcertado-¿Desde cuándo me pides permiso a mí?
-Desde que tiene que ver con Bella
-Oh, ya veo, ¿Qué pasa con ella?
Entonces me mostró una alegre fiesta de cumpleaños, estábamos todos, y cuando digo todos me refiero también a Rosalie y Emmet *Ah, cómo lo extraño* Todos reíamos y los ojos de mi ángel brillaban con emoción y alegría
-¿Puedo?, por favor, por favor, por favor…-Empezó Alice, brincando como chapulín por todos lados.
Me reí cómo pocas veces *Bueno, al menos sin mi Bella, con ella sí que me rio* antes de que mi duenda hermana se enojara y me diera un codazo en las costillas
*¿Si? Por favor…te prometo que le va a gustar*
-Está bien, está bien. Sólo no exageres ¿de acuerdo?-le pedí, ya sabía yo que era una petición inútil pero, ¡Hey! Se vale soñar…-Ahora me voy, antes de que Bella decida llevarse sola a la escuela.
Y con eso salí de la casa, me monté en mi auto y manejé como un loco, totalmente impaciente por llegar al lado de mi amor…


B E L L A:


Estas vacaciones fueron las mejores de mi vida, no podía pedir más, no sabía porque o como Ed se había fijado en mi, en una simple y torpe mortal, la vida me estaba dando más de lo que merecía, y eso me hacia feliz, era lunes inicio de clases, la idea no me hacia feliz pero al menos pasaría toda la mañana al lado de Edward, me desperté temprano, y no por el sonido de la lluvia, ahora el oír el golpeteo de las gotas en el techo era un sonido que me gustaba, creo que el venia a Chiapa con Charlie fue la mejor decisión que pude haber tomado, me duche, y me vestí con lo primero que tenia a la mano, ya que fanática de la moda no era, y aunque me levante con bastante tiempo no sé porque pero se me había hecho tarde, ya estaba él en su flamante Peugeot, me asome por la ventana y estaba recargado en la puerta del copiloto me dedico esa hermosa sonrisa que tiene, me ruborice y mi corazón salto de emoción, me apresure a tomar mi chamarra y baje corriendo las escaleras, me resbale *Mala idea correr, lo torpe nunca se me quitara, pero al menos cuando sea inmortal no me lastimare* me asome a la cocina para Charlie ya se había ido al trabajo, así que cerré la puerta tras de mí y me apresure a llegas a su lado, -Hola- me acerque y lo abrace él se inclino y me dio un dulce beso, me abrió la puerta y mi corazón seguía desbocado.

Llegamos a la escuela y todo estaba normal, cuando me salto una sensación de vacío, no sabía el porqué ya que Ed estaba a mi lado, de repente caí en la cuenta, mi amiga Betha no estaba ahí, pero cuando llegamos al salón alcance a ver a Alice que iba llegando, me dio una mirada algo molesta, supuse que fue por la combinación de mi ropa, me dio risa y solo la salude con la mano, Ed me abrió la puerta y nos sentamos al final del salón.

Edward:

Hoy tenía una gran sorpresa para mi Bella y no podía esperar a ver su reacción…

Llegamos con media hora de anticipación a la escuela, así que no había mucha gente en el campus; estacioné el coche en la parte más alejada del estacionamiento y ella me dedicó una mirada llena de curiosidad.
-¿No quieres dar una vuelta conmigo?-le dije utilizando mi mejor cara de cachorro triste *Nunca falla*
Ella se ruborizó y asintió con la cabeza.
Tomé su mano apretadamente entre la mía y nos dirigimos a un pequeño jardín que había en el campus, estaba lleno de árboles y el pasto estaba recién cortado. Nos sentamos debajo de un pequeño árbol *Nuestro árbol* pensé con ternura, recordando aquella tarde, poco antes de salir de vacaciones cuando la encontré sentada allí:

“-¿Qué pasa, Bella? ¿Por qué estás aquí?-le pregunté preocupado, bueno, más bien aterrorizado por lo que le pudo haber pasado y la manera en que llegó hasta aquí.
-Nada-dijo ella mirándome dulcemente-No tuve clase y Betha me ayudó a llegar hasta aquí… ¿Te sientas conmigo?-Me preguntó, señalando un lugar a su lado
-Siempre-Me senté rápidamente junto a ella y, con mucho cuidado la levanté del suelo para sentarla en mi regazo-¿Y Betha?-Le pregunté con verdadera curiosidad *Nunca la dejaría sola en estas condiciones* me estremecí ligeramente al ver su frágil pierna enyesada.
Ella rió en voz alta, sacudiéndose en mi regazo…
-Se fue en cuanto te vio-me dijo entre risas-es tan rara…
La combinación entre la gloriosa risa de mi Bella y la carita que hizo al hablar de su amiga hizo que mi frio y quieto corazón se estremeciera cálidamente.

Ahí pasamos un buen rato, buscándole formas a las grises nubes de lluvia que se cernían sobre nosotros. Cuando fue hora de regresar a la última clase la llevé cargando hasta su salón y la senté en su lugar, asegurándome de que estuviera cómoda entes de salir hacia mi clase.
-¡Cómo me gustaría que no tuvieras que irte!-Me dijo con melancolía
-Ya sé, a mí también me gustaría-le di un suave beso en la frente y salí del salón…”


B E L L A:



Desde el momento que Ed no se estaciono en el lugar de costumbre, una especie de impulso eléctrico me recorrió, y cuando me dijo que fuéramos a dar un paseo, empecé a tener curiosidad con respecto a esta situación, cuando me lo pidió con esa sonrisa que tanto amaba, no pude negarme, el lugar al que íbamos me traía bonitos recuerdos, por lo regular todas mis memorias con Edward eran hermosas, las que no lo eran nunca las traía a mi mente, me quede ensimismada pensando en la primera vez que estuvimos aquí, me detuve y lo mire a los ojos, esos lindos ojos de color oro –Recuerdas la primera vez que estuvimos en este lugar- él me sonrió con era sonrisa que hacía que mi corazón comenzara a palpitar como loco, se sentó en el árbol y me atrajo hacia él, yo le di un abrazo y espere su respuesta…

RSS

Advertising

FANGIRL WITH US HERE

© 2014    

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger... Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...